¿Falta transparencia en la gestión de la Ciencia?

Blog Editorial CIDi+Biomed: http://cidiplus.com/blogs/blogeditorial/ 
Redacción: Ana Belén González Carballal

¿Falta transparencia en la gestión de la Ciencia?

19 febrero, 2013 — 8:01am | Publicado por:

Los sistemas de gestión de una democracia exigen transparencia, ésta se considera un elemento básico de un régimen democrático. Pero, por desgracia, estamos comprobando que, en ocasiones, esta exigencia de transparencia se queda en agua de borrajas, en un ideal completamente utópico.

En lo político, últimamente, no se ha hablado de otra cosa… los popularmente denominados sobres del caso Bárcenas han copado todos los titulares. Un caso que apunta, directamente, a una falta total de transparencia en la gestión política de un país. Y que, por desgracia, se vislumbra como la punta de un iceberg de corrupción que no termina de derretirse.

Acercándonos al sector sanitario nos encontramos también con un ejemplo de falta de transparencia. El reciente enfrentamiento entre la comunidad médico-sanitaria y el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, a causa de la privatización o no de la gestión de los hospitales, ha destapado una realidad indiscutible… existen muy pocos datos para comparar ambos sistemas, no hay datos lo suficientemente fiables. La pregunta es… ¿por qué? ¿Acaso no deberían existir datos medibles para poder valorar y comparar la eficacia de ambos modelos de gestión?

En el terreno de la investigación y la ciencia, leíamos hace cuestión de 2 ó 3 semanas como la propia Unión Europea también cojea a la hora de controlar y exponer información y resultados sobre aquellos proyectos que financia en el área, en este caso, de la salud. Lo publicaba The Lancet en un artículo en el que aseguraba que el 50% de los estudios de investigación en el área de la salud, financiados por la Unión Europea, no había publicado resultados académicos.

Traducido a cifras, los datos de este estudio destapan que “570,2 millones de euros invertidos en investigación en temas de salud no produjeron ningún resultado académico detectable”. Además, en este mismo estudio, se ha detectado un agujero de algo más de 4.000 millones de euros que constaban en los presupuestos para proyectos de I+D financiados por la UE en el período de 1998 al 2006 y cuyos resultados no aparecen en las bases de datos comunitarias.

Ante hechos como estos es inevitable que nos preguntemos… ¿hace lo suficiente la UE para recopilar los resultados de los estudios que financia? Y, por otro lado, ¿hace falta publicar para considerar que un proyecto es productivo o deberían tenerse en cuenta otras fórmulas? Si tenemos en cuenta que, en su gran mayoría, solo se publican resultados positivos… ¿qué otras opciones tiene la comunidad científica para justificar la productividad de su trabajo ante las entidades financiadoras? ¿Tendría sentido la existencia de una revista para resultados no significativos?

Lo único que nos queda claro es que siempre se podrá hacer algo más en la lucha por conseguir esa utópica transparencia que algún día debería ser, simplemente, incuestionable. ¿Por qué? Porque cualquier ciudadano debe tener el derecho (y la obligación) de estar informado y conocer cómo y a dónde van a parar los euros (en el caso de España) que destina a pagar impuestos.

4 comentarios » Temas: Sin categoría